UN POEMA DE ANACLARA PUGLIESE

Aplicaciones de movilidad urbana

Los colectivos de la línea K
giran como teleféricos.
Colgados del riel a una distancia
algo mayor a un kilómetro,
van por una calle, vuelven por la otra.
Alguien debe estar viendo esto en una pantalla:
puntos blancos en pequeña escala
ir y venir a una velocidad casi imperceptible.
Los taxis en el celular, en cambio,
se mueven de manera caótica.
Son monstruitos de Pac-Man
de distintos colores:
imposible predecir en qué esquinas
se van a producir los giros.
Ayer quise mostrarte
por el Google Earth la casa de mis viejos.
En la captura, el frente aparecía tapado
por el camión del vecino.
Subimos para mirarla desde el cielo
pero no decía nada, no podía diferenciarse
de las demás casas.
Al final, nos quedamos en silencio.
Eso que se movía delante de la pantalla
eran nuestros cuerpos en tamaño real.
Estar acá. Abrazar un árbol.
Ver cómo dos viejos envejecen.
Bebés balando. Arriba un pájaro.
El cableado azota.
Todo eso es real pero
nada mejor
que las indies en bicicleta:
las calles, los grafitis hablando de amor
se vuelven pasado, materia inmóvil,
imágenes tomadas por satélites.
Esas chicas se desplazan como si fueran
virtuales. Verdaderos
puntos luminosos.

 

 

 

Anaclara Pugliese en 1989 en Arroyo Seco. Estudió Letras en la Universidad Nacional de Rosario. Publicó La sombra de las nubes (Editorial Municipal de Rosario, 2017). Colabora para diarios y revistas con crónicas, entrevistas y reseñas desde 2014.

(actualización noviembre 2017 | El Cocodrilo 4)

 

CONTACTOS

Revista El Cocodrilorevistaelcocodrilo@gmail.com / facebook.com/elcocodriloletras/
AGLeRagletr@gmail.com /  letrasrosario.org /  Venezuela 455 bis – S2008DGZ

Rosario – Santa Fe – Argentina