DOS POEMAS DE MARTÍN RODA

No hay descripción de la foto disponible.
Ilustración: Ale Goma

 

Ventana del tiempo

Una ventana del tiempo
Impoluta, indecible
me catapulta al recuerdo en esta tarde.
Una excusa tenue para pensar te pienso, te llamo, te escribo

Un tonto parecer, verás qué solos estamos/
te habrás dado cuenta,
Yo tengo 20 años y ya me di cuenta de eso / y de otras cosas
pero aún no sé cómo decir la palabra justa que te invoque
con tu esencia, intacta / pero con otra forma
otra ventana, otro partir, otro nombre

Ya no sé si seguir buscando la metáfora exquisita,
el frasco que te contenga hermético
en almíbar de tu lugar salvaje
o intentar crear con tus cenizas
mi recuerdo
y otro cuerpo
una nueva posibilidad mutua
donde al fin quepamos desnudos
sin antídoto ni salvedad
ni despojos
ni aforismas

Siento ahora la caricia, lejos
chorreando por todo tu cuerpo imberbe
en el espejo de tu ausencia
mientras miro la ventana

y vos
qué haces?
buscás los pétalos ínfimos
del diente de león
que solían ser tus horizontes
antes de yo descubrir el juego del viento?

 

 

Cómo explico las diferentes velocidades que hay
entre escribir letra por letra lo público de mis ojos
(lentamente como una abeja queriéndole explicar
el panal al néctar | que no entiende)
y masajear el teclado de plástico haciendo que
todo sea un poco más efímero, fluido o
aguado de kilobytes, algo así como
una dicotomía entre el gotero y la inyección

Dónde buscar la poesía, en la basura de las palabras o
en la continuidad de los parques
Cómo encontrar horizontes, en la ventana, en youtube
o en el sueño
Por qué seguir queriendo seguir, dónde está la clave para saber
si la idea nueva de abrir un camino nuevo
no es sino desmalezar un camino ya abierto pero
tal vez
no explorado

Quién sabe, tal vez sea tiempo de
encarnar el ril con esperanzas de plástico,
y pescar un ojo humano que mira sin parpadear
o una bota vieja llena de flores secas
o un sueño envuelto en una tela de araña
quien sabe quizá tal vez probablemente
un poema ya escrito