DOS POEMAS DE FLOR INFLOWERLAND

Sin título II

No hace falta que hable de puentes
para que yo los vea. Hace falta
que diga madera, que no diga nada más que madera
y puedo poner la imaginación los clavos
para ver los puentes uniendo oídos y ojos
y el resto de las ciudades intermedias. No hace falta
que hable de las puertas y las ventanas siempre cerradas
o de los festejos quietos, congelados en las fotos,
para que yo sepa de la soledad. Con decir diciembre
sé que está triste. No hace falta que diga.
No hace falta que esté.
No hace falta que nombre. Cuando no dice nada,
todas las palabras son mundos en espera
que se detienen en el borde de su labio.

 

Sin título IV

Y si esta plegaria se cumple,
pero antes chocan tus palabras
con las mías, en algún lugar
entre el cielo
y la mayoría de los infiernos.
¿De quién sería la culpa?
Y entonces, también,
decime: ¿qué tengo que pensar
cuando miro a todos lados y veo
blanco y negro, al mismo tiempo
dentro del giro de trompo que hace
la misma sustancia?
Porque no sé.
¿Vos sabés?
Entonces, decime:
Estas horas inmensas, esta noche perfecta,
esta receta contra la aridez que tienen todas las certezas,
¿es el premio que pedí a mis dioses
o el castigo que mandaron los tuyos?

 

Flor Inflowerland nació en Capitán Bermúdez. De profesión docente, actualmente vive en Rosario. En el año 2014 fue seleccionada para integrar las antologías 150 relatos de Novela Negra (Artgerust, Madrid) y Desde el pago Hernandiano (Márgenes azules, Pehuajó).  Desde el 2014 ha participado con sus textos en las revistas Sapo (Chile), Ciudad Gótica y El Corán y el Termotanque (Rosario). En 2017 fue seleccionada para formar parte de la Antología de la Calle Inclinada (Los Libros de la Calle Inclinada, Rosario). Recibió una Mención Especial en la 1ra y 2da edición del concurso de cuentos “Alma en el aire” (2016 y 2018), organizado por el Honorable Concejo Municipal de Rosario y participó en dichas antologías. En el 2018 fue convocada para ser parte del proyecto “Rosario se lee”, llevado adelante con el apoyo de Espacio Santafesino (Casagrande, Rosario).

agosto 2020 | Revista El Cocodrilo