POEMAS DE TONY HARRISON

Traducción de Marcelo Bonini

 

A good read / Un buen libro

 

Marx, Ibsen y Gide en aquel verano.

 

“¡Pedante!” —con sus ojos papá dijo:

 

“Siento a veces que lees demasiado…

nunca tuve tiempo para un buen libro”

 

¡Vos! ¿Buen libro? Sólo el fixture leíste,

las etiquetas de whisky y cerveza.

Los goles son lo único que viste.

Ni Kafka ni el Rey Lear te embelesan.

 

Sólo anotaste algo con los dados

o el puto fútbol…

(todo esto en mi mente).

 

Entendí tu posición sobre “el arte”:

Pero cuando escribo, te doy la mano.

 

Estos poemas sobre vos papá,

un buen libro para el colectivo,

para gente como vos, sin tiempo

 

¡Cuando empiezo a escribirte, no puedo parar!

 

 

Long distance II / Larga distancia II

 

Aunque mi madre hacía dos años que había muerto

papá dejaba sus pantuflas calentándose cerca de la estufa,

ponía la bolsa de agua caliente en su lado de la cama

y todavía renovaba su pasaje del transporte

 

No podías solamente pasar. Primero, tenías que llamar por teléfono.

Él te hacía esperar una hora para dale tiempo

a guardar las cosas de ella y parecer que estuviese solo

como si su amor en carne viva fuese un crimen.

 

Él no podía arriesgar mi afección a la incredulidad

a pesar de que si hubiese escuchado la llave de ella

raspar la cerradura oxidada su pena hubiese cesado.

Él sabía que ella sólo había salido a comprar el té.

 

Creo que la vida termina con la muerte y eso es todo.

ustedes no se han ido de compras, lo sé; de todos modos,

en mi nueva agenda de cuero negro están sus nombres

y el número desconectado al que todavía llamo.

 

Marked with D. / Marcado con D.

 

Cuando la fría masa de su cuerpo entró en un horno

que no era como los que avivó toda su vida,

pensé en sus cataratas incendiadas por el Cielo

y radiantes al ver a su esposa muerta,

con una luz fluyendo de la boca para formar su nombre,

“Florence no, Flo tampoco, sino siempre Florrie.”

Pensé en como su fría lengua estalló en llamas

pero sólo literalmente, lo cual me pone triste,

triste por él ya que no hay Cielo que alcanzar.

Obtengo mi pan de cada día directo de la Tierra

pero él ansiaba liberarse del habla de los mortales,

que lo limitaba, y de su lengua pesada como plomo.

 

El panadero que nadie verá ascender,

al que Inglaterra hizo sentir un insípido pobre diablo,

ahora es suficiente humo para hacer llorar los ojos

y ceniza (como la harina) para una rodaja de pan.

 

The icing hand / La capa de glaseado

 

Que durasen sólo hasta la próxima pleamar

me molestaba, pero no a él, cuya tarea era hacer

celosías de azúcar que la novia demolería,

con la ayuda de la mano caliente del novio, al cortar la torta.

 

Su glaseado rugoso, con granos de arena, guía

mi birome cuando trato de moldear memorias de él

y sus ojos escudriñan junto a mí esas mareas altas

que ni el padre ni su hijo esperaban poder nadar.

 

Sus ojos estaban secos cuando yo, niño, lloraba

mientras se derrumbaba el castillo que todo el día

habíamos levantado y engalanado; una oleada

barría nuestro arrugado edificio de yeso.

 

Este recuerdo, como migas de glaseado de torta en la garganta,

como la salmuera de Blackpool soplada por el viento,

rellena el llano pozo del poema: primero

flujo, sal, y luego, fluye e inunda este verso.

 

 

Tony Harrison (30 abril de 1937). Hijo de un hogar proletario de Leeds, Inglaterra (padre panadero y madre ama de casa), estudió lengua y literatura clásicas gracias a una beca. Desde la Universidad de Leeds, su figura y su obra se han ido proyectando hasta ocupar un lugar central de la escritura en verso de la Inglaterra contemporánea. Muchas veces controversial, ha traducido, o mejor dicho, reescrito, tragedias como La orestíada o Lisístrata. Además, su largo poema narrativo V, escrito durante las huelgas mineras del 85, tuvo una señera repercusión cuando fue transmitido por la BBC (se trata de lo que Harrison denomina film poem). Esta extensa composición quiere dar cuenta de un diálogo entre un alter ego del poeta y un joven skinhead, quien utiliza toda la paleta de insultos inglesa; es un diálogo, bajo la forma de prolijos cuartetos, sobre la clase obrera, la literatura, las diferencias generacionales, el futuro y mucho más. La presente selección de poemas proviene de The school of eloquence and other poems (1978). Los conflictos de clase, la muerte y el recuerdo de sus padres ocupan gran parte de este poemario.

 

(actualización septiembre 2019 | Revista El Cocodrilo)

 

CONTACTOS

Revista El Cocodrilo:

 revistaelcocodrilo@gmail.com / facebook.com/elcocodriloletras/

AGLeR: agletr@gmail.com /  letrasrosario.org